Sobre El Mar… Duerme la Luna,
sus ondas serenas con ternura
le mecen.
Su reflejo y su entorno decorado
de millares de estrellitas
que bailan en su ritmo alegre.

Los planetas giran y siguen girando,
siempre tan precisos, tan exactos.
Guardan sus distancias
cada uno en su función
formando galaxias por millares.
¡Cuán hermosas son!

Cada estrella tiene un nombre,
todos en la memoria
de su gran diseñador.
Por cúmulos se extienden
en gigantescas espirales
dando vida a un universo
tan vasto como Dios.

Y en nuestra galaxia especial,
que está sobre la tierra.
La radiante Luna de plata
descansa sobre el mar.
Tranquila se duerme
mecida por sus quietas olas,
mientras las estrellitas
bailan al compás.

Sobre el mar… Donde nace
la inspiración del poeta.
Donde sus versos fluyen
y mecen corazones enamorados.
Y giran y giran como planetas,
organizándose una a una
las letras de esos silencios
que gritan… Solitarios y callados.

© Esperanza E. Vargas

Anuncios