Caminando por la playa observé
que una mujer se agachaba
tomando algo de la arena
con fuerza al mar lo lanzaba.

Me acerqué y le pregunté,
ella sin perder momento
dijo: lanzo estrellas de mar
a su océano, donde deben estar
la marea baja las lanzó fuera
de su habitad.

Como puedes comprobar
sino las devuelvo sin vida quedaran.
Yo le dije: Deben haber miles y miles
en esta playa y en otras muchas más
a lo largo de la costa serán millones.

¿No estás haciendo algo que no tiene sentido ya?
ella se inclinó y sonriendo tomó una estrella
mientras me la mostraba a señalaba
La lanzaba al mar decía
el sentido de la vida, si lo tenía para ella.

Así fue que esa tarde acariciados
por las arenas del mar
me uní a este acto
y al vernos se sumaron
mucha gente más.
Durante horas mil corazones
de humanos se abrazaron a la vida
para salvar estrellitas de mar.

© Araceli García Martín

Nota del autor: Poesía publicada en la antología poética Acariciados Por La Arena, del grupo la Guarida del Lápiz y Papel donde he tenido el placer de participar.

Anuncios