¡Abuelita!… ¡Abuelita!
Hoy corté unas flores hermosas.
El campo está lindo,
flores por todos lados.
Pero éstas que tengo en mis manos…
Son especialmente para ti.
Son para brindarte una alegría, un poquito de felicidad.
Son para que tu corazón sonría y tu alma sienta paz.
¡Mira Abuelita!
¿Acaso no son preciosas?

Mi niño… ¡Sí!
Tan hermosas como tú.
Cuando me miras con tus ojitos luminosos de cariño.
Cuando tus besos dejan en mis mejillas tu dulce amor.
Cuando tus manos acarician mi rostro cada vez más viejo.
Sin embargo le acaricias con bondad.

¿Como no sentir alegría?
Cuando adornas la vida mía,
con flores y con canción.
Cuando siempre encuentro
en tus manitas tan pequeñas la respuesta de Dios.

¡Para Ti…Abuelita!
frescas flores del campo.
Frescas flores de la primavera que florece en tu interior.
¿Las pondrás en agua?
¡Ponles en la mesa en un jarrón!

© Esperanza E. Vargas

Anuncios