Tiernamente le abraza el mar, ella pinta
sus olas de plata.
Un arrecife de coral,
en su profundidad le canta.

El Mar Le Canta A La Luna,
y la luna le ilumina.
En su reflejo de amor,
ella le abraza y el le acuna.

Lagrimitas cayendo están,
sus ojitos cansados lloran.
El mar le mira y le acaricia con melodía sonora.

¡Ya no llores luna de plata!
¡Ya no llores que llora mi alma!
Con nítidos rayos
ilumina tú mi paz.
Mi paz que te mece y te canta.

© Esperanza E. Vargas

Anuncios