Algo Para Reflexionar

Hay cosas que no podemos cambiar. Que simplemente suceden y nos afectan de forma positiva o negativa.
Y muchas veces aprendemos cosas buenas de las experiencias malas.
Y aprendemos, a valorar a las personas. Y también la vida.

Seamos conscientes que nuestras emociones, nos hacen actuar de una u otra manera, y en el caso de los niños pequeños siempre son más sensibles y aunque parece que dentro de sus juegos no ponen atención ni parecen afectarles. Lo cierto es que los niños son inteligentes, y también se dan cuenta del ambiente ya sea positivo o negativo que creamos.
Piensa en tus niños antes de hacer o decir algo que puede ser irreversible. Y ya no se podrá enmendar.

Los niños también merecen verdades. Pero hay que adaptarlas acordes a su edad. Usar buen tacto para decir las cosas. Sin importar lo doloroso que sea, merecen una explicación.
No ignores las lágrimas de tus hijos, ni ignores sus sonrisas y sus palabras. Ellos también tienen algo importante que decir y merecen tu atención.
Regalemos un poco de alegría a esos corazoncitos traviesos que conforman nuestra vida. Y pidamos por un nuevo amanecer que urgente necesitamos.

© Esperanza E. Vargas

 

Anuncios