Un mundo de ilusión, de sueños, flotaba entre las olas del profundo mar.
Estrellitas de luces,
que le daban vida, parecía
que el universo hubiese caído sin más.

Yo soy un osito feroz,
pero hoy mi semblante
se ahoga en estas olas inmensas.
Recuperarlas todas nunca podría, se me quiebran mis manos, se me quiebra la vida.

Yo soy un osito fuerte,
y jamás me rendiré.
Remolinos de agua salada,
sambullirme quieren en la nostalgia.
Por mis amigos doy la vida,
y veo en su sonrisa la mía.
Hoy el cielo se vistió de luto, de quebranto, de dolor, de frío.

Estrellitas En La Mar,
luces que quizás se apagarán.
Con mis manos voy juntando las que puedo, son tan pequeñas mis manos…

¿Hay alguien ahí que quiera brindarme consuelo?

© Esperanza E. Vargas

Anuncios