¡Me parece que llueve pequeño gatito!

Las compuertas de los cielos se abren.

La lluvia debe caer, pues de ella dependen las cosechas y los frutos de los árboles.

A este osito no le gusta la lluvia. Pero le digo… Es necesario.
Nuestra vida depende en gran manera de la lluvia. Nuestro cuerpo es un 75 % de agua. Lo mismo que nuestro planeta.

Los alimentos que consumimos a diario, nos aportan agua y aparte hemos de beber suficiente ya que si no lo hacemos nos deshidratamos. Y nos sentiremos enfermos pues sin agua no podemos vivir.

Ademas el agua es importante también para lavar nuestro cuerpo.
Si no lo hacemos, también podemos enfermar.
Así que
Sin remilgos Osito. Hay que disfrutar de la lluvia. Aunque no nos agrade.

Tenemos que pensar en el beneficio que produce para toda la humanidad.
La lluvia es una bendición.
Y como tal debemos recibirla. Y también cuidarla.

Besitos a todos los pequeños y también los grandes con un corazón de niñ@.

Guarida Peques
Les desea siempre lo mejor.

© Esperanza E. Vargas

Anuncios