Ella despertaba y salía
a mi paso cuando
paseaba entonces
mientras le ofrecía
zumo. ella me decía.

y te contaré pequeñaja
los veranos de sequía.
que a mis hermanas
las iguanas
el sol les golpeaba.

Ellas se amontonaban
agostando cuerpo a cuerpo;
una a una sin notar
como se clavaban los huesos
mientras que los dolores,
padecían el sobrepeso.

© Araceli García Martín

Para escuchar dale a play


Edición, producción y voz de Antonio Caro

Anuncios